CHILE: energía, aire y sustentabilidad

FOTO SANTIAGO TITULO

El desarrollo de un país implica la operación de un conjunto complejo de variables que como la producción de bienes, el manejo de la energía, el empleo, las variables económicas, y otras varias, interactúan en forma dinámica, resultando en una marcha económica que afecta al ciudadano y a la sociedad. Si a ese cuadro agregamos la necesidad de un desarrollo respetuoso de la calidad ambiental, es decir un desarrollo sustentable, una economía verde, entonces tenemos que incorporar también las variables ambientales y sociales. El cuadro resultante es más complejo pero, al decir de muchos expertos, el único camino transitable hacia un crecimiento sostenido.

Chile viene experimentando un crecimiento que se ha mantenido durante las dos últimas décadas, con un importante incremento del PIB. Este crecimiento se caracteriza por su diversificación y por la importancia de las exportaciones y ha venido acompañado por políticas sociales que han reducido de manera significativa los niveles de pobreza. Todo ello tiene consecuencias ambientales que requieren mayor atención.

Un aspecto central en la procura del desarrollo sustentable es el de la energía. El manejo de la energía requiere de esfuerzos mancomunados de los gobiernos, las empresas, las organizaciones civiles y los ciudadanos. Como ocurre con los otros aspectos del desarrollo sustentable, los logros finales van a depender de un cambio en el estilo de vida de los ciudadanos.

FOTO tanquero 1

En Chile la energía proviene fundamentalmente de la quema de combustibles fósiles, en su mayor parte importados (88%). Los combustibles son utilizados principalmente para producir electricidad (industria eléctrica), y en el transporte, en las industrias manufactureras y de la construcción y en el consumo residencial.

El uso de esta energía de origen fósil trae como resultado la producción de gases de efecto invernadero (GEI) que van a la atmósfera y de otros gases y partículas de tamaños variados que circulan en el aire que respiramos. Como sabemos, los GEI son responsables por el calentamiento global y un 75% de las emisiones GEI del país son consecuencia del uso de estos combustibles fósiles. Por otra parte, los contaminantes del aire provenientes del sector industrial, del residencial y del transporte automotor, representan una amenaza cierta a la salud de los chilenos.

Reducir el impacto del desarrollo sobre estos dos aspectos: emisiones y contaminación del aire, representa pasos hacia el desarrollo sustentable. Estos se manifiestan en la reducción del riesgo de cambio climático y en la mejora de la salud de los ciudadanos.

Hay al menos dos estrategias para hacer frente a estos problemas: una es el reemplazo de los combustibles fósiles por fuentes alternativas de energía que sean menos nocivas al ambiente; la otra es reducir las emisiones con mecanismos limpios de producción industrial y de transporte, lo que requiere de medidas de control de distintos tipos.

Entre las energías limpias se están promoviendo las llamadas energías renovables no convencionales (#ERNC eólica, solar, geotérmica, etc.) que todavía se encuentran en etapas incipientes de desarrollo.

Las ERNC han avanzado de manera notoria en Chile, sobretodo en las regiones del norte del país (Antofagasta y Coquimbo). A pesar de lo promisorio de estos avances, se formulan críticas desde los sectores vinculados a las energías tradicionales. Estos voceros señalan la escasa importancia actual de las ERNC, su costo relativo y los problemas relacionados con la distribución. Sin embargo, los voceros de la Asociación Chilena de Energías Renovables (ACERA) son enfáticos en las posibilidades del crecimiento de las energías limpias. Para 2014 la capacidad instalada de ERNC fue de 2052 MW, lideradas por la eólica y de biomasa y luego la solar. En este último sector, en la región se registró un aumento del 370% en crecimiento anual comparado a 2013, la mitad correspondiente a Chile; y se espera un crecimiento aun mayor ya que hay varios centenares de proyectos con montos totales cercanos a los 26.000 millones de dólares. Si este ritmo de expansión se mantuviera, la meta del actual gobierno chileno de contar con un 20% de la generación de energía proveniente de fuentes renovables en 2025, podría adelantarse sin problemas.FOTO fotovoltaico16

En julio de 2014, el gobierno chileno publicó su Agenda Energética y durante este año se someterá a discusión un proyecto de Ley de Eficiencia Energética. Estas iniciativas definen la estrategia energética del país y a pesar de las críticas prometen ser instrumentales en mejorar el desempeño energético hacia la sustentabilidad. Entre los puntos importantes de la Agenda se destaca el apoyo al desarrollo hidroeléctrico con criterios de sustentabilidad, el estímulo a la integración de las #ERNC enfrentando las barreras que limitan su participación en el mercado eléctrico, el apoyo a la autogeneración de energía y la modernización del sistema de transmisión eléctrica a nivel nacional entre muchos otras propuestas.

Los cambios hacia mecanismos limpios en uso industrial de la energía son tal vez más complicados. Sobretodo porque durante décadas las industrias han desarrollado sus actividades sin casi ningún tipo de control, y con menosprecio total del ambiente y de las comunidades que sufren las consecuencias. Chile es el mayor productor de cobre del mundo y su producción minera ha aumentado en un 265% entre 1990 y 2004. La minería es responsable de daños ambientales importantes, las emisiones de SOx y de arsénico, la contaminación de los cuerpos de agua y de los suelos,

FOTO MINA NORMAN“El avance hacia la #minería sustentable necesitará un equilibrio apropiado entre sus dimensiones económicas, ambientales y sociales, y deberá incluir mecanismos para apoyar la inversión en capital humano y social, aplicar el principio “el que contamina paga” (OCDE Y CEPAL 2005). Estos avances se están produciendo, en primer lugar con mejoras tecnológicas que han comenzado a reducir las emisiones y a aumentar la eficiencia energética, sumado al compromiso de las grandes empresas en un “acuerdo voluntario de producción limpia”.

Sin embargo, en sus aspectos ambientales la minería chilena presenta un cuadro poco ordenado y sistemático. Las exigencias se plantean caso a caso de manera desordenada, con escasa información, con falta de previsión, en fin un cuadro poco racional. “El desarrollo minero del país requiere un marco regulatorio ambiental transparente, eficiente, efectivo y robusto que asegure la independencia de sus instituciones y cuyo cumplimiento haga incuestionable la sustentabilidad ambiental del sector” (Bande y col. 2014).

Paralelamente se plantean los problemas relacionados con las emisiones de partículas que requieren atención. La contaminación del aire, especialmente en la zona metropolitana de Santiago, es uno de los problemas que se han planteado como prioritarios en los últimos años. Los estudios indican que la contaminación del aire es responsable por más de cuatro mil muertes prematuras al año en todo el país.

Los planes de control que se han implementado requieren de actualización y es urgente iniciar planes nuevos que profundicen la limpieza del aire en aquellos sitios donde viene controlándose e inicien las medidas de control en aquellas ciudades donde no se han implementado.

En la Región Metropolitana (RM) se inició en 1998 el “Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica de la Región Metropolitana de Santiago (PPDA)”. En la gráfica siguiente mostramos como las medidas implementadas entre 1990 y 2012 han producido resultados importantes reduciendo las concentraciones promedio de material particulado grueso (PM10, partículas iguales o menores a 10 micrometros) desde 69 a 24 µg/m3 .

foto nueva grafica 2

Gráfica elaborada por Sustentabilidad y Desarrollo, con datos tomados del MMA, que muestra las concentraciones de PM10 en el aire de la Región Metropolitana para los años de 1989 a 2012. Cada barra tiene la concentración de partículas en µg/m3 y la medida más importante del año.

Sin embargo, la contaminación por PM2,5 (partículas iguales o menores a 2,5 micrometros) en la RM y por PM10 y PM2,5  en otras regiones, sobretodo en el centro-sur del país sigue siendo grave. El MMA, en conjunción con el Ministerio de Salud, ha aprobado una iniciativa llamada “Planes de descontaminación atmosférica: Estrategia 2014-2018” que incluye la actualización de los planes vigentes y la implementación de nuevos planes, que para 2018 llegarán a 20, abarcando más de un 57% de la población y a un 87% de la población expuesta a la contaminación. La estrategia es empoderar a los organismos competentes para que puedan dictaminar las medidas paliativas conducentes.

FOTO 8 LINEAS DE ACCION 3

Las ocho lineas de acción propuestas en el plan. MP son las emisiones de micro-partículas; NOx son óxidos de nitrógeno; COVs son compuestos orgánicos volátiles.

Otro plan, que representa la actualización del plan vigente para la RM es el propuesto para la reducción del MP2,5. En el estudio realizado por el Centro Mario Molina, se concluye que las actividades que generan las emisiones de MP2,5 se encuentran el uso de leña para calefacción en zonas urbanas y rurales de la RM, el transporte en las zonas urbanas de Santiago y fuentes industriales de la Región de Valparaíso. Estas son fuentes directas que contribuyen con casi la mitad de las partículas contaminantes, mientras que la otra mitad es de origen secundario, consecuencia de reacciones fotoquímicas de aerosoles orgánicos y nitrato de amonio.

El plan propone ocho líneas de acción con 27 medidas a implementar en el corto plazo. En la tabla siguiente se enumeran las ocho líneas, cada una de las cuales contiene medidas específicas que se describen en el plan (Centro Mario Molina, 2014).

El plan contempla un corto plazo de cinco años enfocado hacia la contaminación atmosférica, con la actualización de tecnologías obsoletas y el avance hacia la certificación de eficiencia energética en industrias y residencias. Se estima un costo total de US$158 millones para esta etapa.

El largo plazo (2030) se orienta hacia el control de emisiones relacionadas con el cambio climático y pone énfasis en tecnologías eficientes, introducción de ERNC, promoción masiva del transporte público y modos no motorizados de transporte. Con la implementación de estas medidas se lograría una reducción de 40% en las emisiones GEI para el 2030.

FOTO LEÑOS

Hemos pintado de manera muy sucinta algunos aspectos del complejo problema ambiental de Chile en una etapa marcada por su desarrollo económico e institucional. El cuadro muestra una dinámica muy positiva y se esperan mejoras progresivas. Llamamos la atención sobre la responsabilidad compartida por las organizaciones productivas (industrias, corporaciones, empresas medianas y pequeñas), las instancias gubernamentales (ministerios, tribunales, etc), las ONGs ambientalistas y en especial por los ciudadanos a quienes compete no solo la vigilancia y participación, sino además el cumplimiento de las normativas que les afectan directamente.

 

REFERENCIAS

OCDE Y CEPAL 2005: Evaluaciones del desempeño ambiental: Chile. http://www.bcn.cl/carpeta_temas_profundidad/copy3_of_temas_profundidad.2007-05-02.5434448168/documentos_pdf.2007-06-28.4716180007/archivos_pdf.2007-06-28.5843705619/carpeta_temas_profundidad/temas_profundidad.2007-07-25.4772415999/documentos_pdf.2007-06-28.4716180007/archivos_pdf.2007-06-28.5843705619/archivo1

Bande y col. 2014. Minería y Desarrollo Sostenible de Chile: Hacia una Visión Compartida. http://www.fdd.cl/wp-content/uploads/2014/06/mineria-y-desarrollo-sostenible-en-chile-11.pdf

Ministerio de Energía, Gobierno de Chile. 2014. AGENDA DE ENERGÍA UN DESAFÍO PAÍS, PROGRESO PARA TODOS. http://www.cumplimiento.gob.cl/wp-content/uploads/2014/03/AgendaEnergiaMAYO2014_FINAL.pdf

Ministerio del Medio Ambiente. Abril 2014. Planes de descontaminación atmosférica, Estrategia 2014-2018. http://portal.mma.gob.cl/wp-content/uploads/2014/08/articles-56174_Plan_Descont_Atmosferica_2014_2018.pdf

Centro Mario Molina. 2014. Propuesta de regulaciones para la reducción del MP2,5, sus precursores y contaminantes que afecten al cambio climático, para las distintas fuentes estacionarias de la región metropolitana. Informe Final.  http://ppda-rm.cl/wp-content/uploads/2014/11/2articles-56847_Informe_Final_Medidas_Plan_CMM.pdf

Anuncios

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  1. MARZO 2017: LAS ERNC DE CHILE REVISITADAS | sustentabilidad y desarrollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: