CRECIMIENTO VERDE, ECONOMIA VERDE

la importancia del concepto 2

 Con anterioridad hemos mencionado que el desarrollo sustentable (DS) tiene tres bases fundamentales: la sociedad, el ambiente y la economía. Estas interactuan entre ellas de muchas maneras, y las tres deben acoplarse para una transición hacia el DS. La economía es el motor que mantiene el actual estado de deterioro ambiental, de desarrollo insustentable. Igualmente, es la economía la que tiene que impulsar los cambios que nos orienten hacia el DS. Esta nueva economía es la que se ha llamado “economía verde” por unos y “crecimiento verde” por otros.

Economía verde es “aquella que resulta en la mejora del bienestar humano y de la equidad social a la vez que reduce los riesgos ambientales y la escasez ecológica” según el PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente). Ésta contrasta con la economía que rige a la sociedad humana en estos tiempos, la cual se caracteriza por ser corto-placista y cuyo intereses primordiales son maximizar las ganancias monetarias y aumentar el PIB (Producto Interno Bruto) sin importarle los impactos ambientales producidos por la extracción intensa de recursos naturales.

texto de OECD, crecimiento verde

 

En los últimos 20 años varios países han formulado planes para mover sus economías hacia la sustentabilidad, bien sea como programas parciales para disminuir las emisiones de GEI o como estrategias más completas hacia una economía verde. Muchas de estas iniciativas han quedado en el olvido, en buena parte debido a las dificultades inherentes, además otras no son tan “verdes” como pregonan.

En los últimos cinco años varios países han aprobado planes estratégicos para una economía verde (por ejemplo: Corea, UK, Francia, Camboya, Etiopía, África del Sur, Ruanda, Guyana, Granada e Indonesia). Estos planes están recibiendo ayuda y monitoreo de organismos multilaterales, no solo en términos de financiamiento sino también de fortalecimiento institucional y de capacitación.

El éxito o fracaso de estrategias nacionales depende de varias condiciones esenciales: una capacidad institucional apropiada, el grado de compromiso de los gobiernos de los países, un marco de referencia bien definido para la acción, un conjunto congruente de criterios de política económica y ambiental, así como una clara noción de los costos y de las fuentes de financiamiento para su implementación2, 3.

En el conjunto de políticas y acciones destinadas a lograr una economía más verde resalta el papel de la innovación. La sociedad se adapta a un modelo de producción y de consumo y le cuesta un gran trabajo cambiar hacia modelos distintos, no importa cuan eficiente, productivos y beneficiosos ellos sean. La innovación parece esencial para mover el aparato productivo hacia soluciones más eficientes y respetuosas del capital natural, sin embargo la inercia social y de los mercados dificulta este papel. Por ello las estrategias requieren un amplio apoyo a la innovación, tanto mediante el desarrollo de capacidades locales, con la protección legal a los derechos de autor, como abrir los mercados a iniciativas verdes eliminando barreras comerciales.

En la implementación de una estrategia de crecimiento verde hay que incluir una evaluación periódica de la marcha de los procesos, brindando la oportunidad para introducir correctivos. En la figura abajo se ubican en el marco estructural del crecimiento verde los cuatro grandes grupos de indicadores interrelacionados, a saber:

  • indicadores de la productividad ambiental y de recursos
  • indicadores de la base de capital natural
  • indicadores de la calidad ambiental de vida
  • indicadores de las respuestas a regulaciones y oportunidades

cuatro grupos de indicadores

Los indicadores del crecimiento verde son instrumentos en pleno desarrollo. Su aplicación está comenzando a producir resultados que pueden retroalimentarse y refinar estos instrumentos. Su papel es fundamental para señalar aquellas áreas que están cumpliendo con los objetivos pautados y aquellas que no lo están haciendo, para introducir los correctivos necesarios. Esta es una tarea que se da a nivel nacional, pero los intercambios de experiencias entre países pueden contribuir en forma notable.

REFERENCIAS

  1. Alfredsson E. & Wijkman A. (2014) The Green, Inclusive Economy: Shaping society to serve sustainability – minor adjustments or a paradigm shift? Global Utmaning, Stockholm. http://www.globalutmaning.se/wp-content/uploads/2014/02/Prestudy-for-Mistra-Green-Economy-Final-draft-vers-20140208.pdf
  1. UNEP (2012) A Guidebook to the Green Economy. Issue 3: Exploring green economy policies and international experience with national strategies.  http://www.unosd.org/content/documents/83DSD,%20GE%20Guidebook%203%20-%20Policies%20and%20Strategies%202012-05.pdf
  1. OECD (2011) Towards Green Growth. OECD Green Growth Studies, OECD Publishing. http://www.oecd-ilibrary.org/environment/towards-green-growth_9789264111318-en
Anuncios

, , , , , , , , , , ,

  1. CHILE: energía, aire y sustentabilidad | sustentabilidad y desarrollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: