RESTAURACION ECOLOGICA

  1. ¿QUE SE ENTIENDE POR RESTAURACIÓN?

Entendemos por “restauración ecológica” (RE) al conjunto de mecanismos mediante los cuales pueden recuperarse la estructura y el funcionamiento de ecosistemas deteriorados. Otros términos relacionados son rehabilitación, reclamación, reemplazo y mitigación. Algunos consideran rehabilitación como sinónimo de restauración, mientras que otros lo usan para designar el proceso de recuperación cuando el objetivo final no es alcanzar el estado previo al daño. Reclamación y reemplazo generalmente se refieren a generar en la localidad un ecosistema sustentable distinto al original, que pueda prestar los servicios que se requieren. Mitigación como la palabra lo indica, significa atenuar los impactos ambientales que se vienen produciendo sobre un ecosistema dado. Para evitar confusiones, preferimos usar el término “restauración” en sentido amplio, es decir cualquier proceso que recupere el ecosistema a un funcionamiento sustentable.

Los procedimientos y metas para la restauración ecológica deben diseñarse en base a la visión ecológica actual, por tanto consideran la historia del ecosistema y su contexto. El contexto incluye no solo los otros ecosistemas de la localidad, sino además a la población humana y sus actividades y las perturbaciones que éstas generan sobre el ecosistema a tratar. A esta ciencia de la restauración se le ha llamado “ecología de la restauración” (ER). Hay que notar sin embargo, que la ciencia no es el único criterio y a veces ni siquiera el criterio dominante ya que hay otras consideraciones a tomarse en cuenta: participación de la comunidad, financiamiento del proyecto, restricciones legales, etc.

En la ecología actual (lo que se da en llamar “el paradigma ecológico vigente”) se considera a los ecosistemas como sistemas abiertos que intercambian energía y materiales con el exterior y están sujetos a perturbaciones que provienen de fuera del sistema y que lo afectan y pueden regular su estructura y funcionamiento. Se trata por tanto de sistemas dinámicos, complejos, constantemente sometidos a cambios, generalmente de naturaleza impredecible. El funcionamiento del ecosistema se caracteriza tanto por los flujos de materiales, energía e información entre sus componentes como por aquellos intercambios con el exterior. Ambos procesos deben ser tomados en cuenta a la hora de emprender un programa de restauración ecológica.

Por todo lo dicho, se trata de un proceso y no de un evento, de un proceso que se mantiene en el tiempo y que restaura el funcionamiento del ecosistema con la inclusión de los procesos productivos para la población humana.

  1. LAS METAS DE LA RESTAURACION

Un proyecto de restauración requiere una definición clara de las metas a alcanzar, siendo éste uno de los aspectos más difíciles a resolver. Los expertos recomiendan ser modestos a la hora de proponer metas. Discutiendo las dificultades que se presentan para el logro de los objetivos que se plantean en un programa de restauración, se ha sugerido que se fijen varios niveles: como primera meta la reclamación, como segunda la rehabilitación y finalmente la restauración.

Como se requiere evaluar el proceso, se ha puesto énfasis en la necesidad de monitorear su marcha. Éste es otro aspecto complejo y costoso y no siempre hay recursos disponibles para lograrlo.

Las metas pueden basarse en biodiversidad, en ciertas especies de animales y plantas, en comunidades (composición, estructura, etc.) o en procesos del funcionamiento (flujo de nutrientes, interacciones biológicas). Los cambios experimentados durante el proceso de restauración tendrán que ser comparados con sistemas de referencia. Aquí surge otra complicación, ya que la dinámica temporal y espacial de los ecosistemas hace difícil seleccionar una referencia entre los ecosistemas aledaños. Se ha sugerido usar varios ecosistemas de referencia a fin da hacer más significativa la evaluación.

En los últimas décadas se han iniciado muchos programas de restauración ecológica en distintos ecosistemas de distintas regiones del planeta. Esto ha venido acompañado con un gran número de publicaciones, numerosas reuniones científicas y la creación de la Sociedad de Restauración Ecológica, SER en inglés; http://ser.org y su versión internacional la SERI.

  1. LA EVALUACION DE LOS RESULTADOS

¿Cuándo se considera que un programa de restauración ha logrado los objetivos propuestos?

La SER sugiere nueve atributos que deben considerarse para medir el progreso de un programa de restauración, sin entrar a considerar que su evaluación requiere tiempo y recursos, además de un conocimiento detallado de las comunidades en cuestión. Los atributos son:

  • Estructura y diversidad similares a los sistemas de referencia
  • Presencia de especies nativas
  • Presencia de grupos funcionales necesarios para estabilidad a largo plazo
  • Capacidad del ambiente físico para sostener poblaciones fértiles
  • Funcionamiento normal (no hay signos de disfuncionalidad)
  • Integración con el paisaje
  • Eliminación de amenazas potenciales
  • Resiliencia frente a estresses periódicos naturales
  • Exhibir una sustentabilidad equivalente a la de los ecosistemas vecinos

En un análisis de la mayoría de los proyectos concluidos y publicados en la revista Restoration Ecology, Ruiz-Jaen & Aide (2005) encuentran que ninguno ha completado estas recomendaciones de SER. Los métodos para evaluar los resultados de cada proyecto dependieron de sus metas, las que ellos clasifican en tres grupos: diversidad, estructura de la vegetación y procesos ecológicos. Ellos resaltan que los resultados de estructura de vegetación (p.ej. cobertura de las distintas formas de vida, densidad de leñosas, biomasa, perfiles de vegetación) son medidas útiles para predecir la dirección que lleva la sucesión vegetal.

  1. CRITICA DE LA RESTAURACION ECOLOGICA

Un interesante análisis crítico de los usos prevalentes en la práctica de la restauración y sus fundamentos lo encontramos en Hilderbrand y col., (2005). Su propósito no es condenar las prácticas de la restauración ecológica, sino más bien llamar la atención sobre la complejidad de los ecosistemas y la necesidad de evitar prácticas que llevan al fracaso. Un punto central es la perversa idea subyacente de que la sociedad humana no tiene porque preocuparse por sus prácticas destructivas, ya que la ciencia viene detrás a remediar el daño.

Estos autores llaman la atención sobre cinco “mitos” prevalentes, a saber:

  • “copias al carbón”: el ensamblaje de la comunidad es predecible, existe un solo punto final
  • “soñar no cuesta nada”: las condiciones fisico-químicas son determinantes; los sistemas biológicos se autoorganizan en consecuencia
  • “avance rápido”: se puede acelerar la sucesión y el desarrollo del ecosistema
  • “recetario de cocina”: lo que sirvió en un ecosistema se usa para otros parecidos; se abusa de métodos no suficientemente validados
  • “comando y control: el complejo de Sísifo”: la naturaleza es controlable; los problemas se arreglan tratando los síntomas.

Un aspecto que resalta en todos los mitos es el desconocimiento de la incertidumbre como principio presente en todo el devenir de la naturaleza compleja. Tanto las rutas como el destino final no son predecibles. Para los detalles de este enfoque crítico recomendamos a los lectores ir al artículo de Hildebrand y colaboradores.

REFERENCIAS

Aronson, J., Clewell, A. F., Blignaut, J. N., & Milton, S. J. (2006). Ecological restoration: A new frontier for nature conservation and economics. Journal for Nature Conservation, 14(3), 135-139.

Bakker, J. P., Grootjans, A. P., Hermy, M., & Poschlod, P. (2000). How to define targets for ecological restoration? Introduction. Applied Vegetation Science, 3(1), 3-6.

Hilderbrand R. H., A. C. Watts, & A. M. Randle (2005) The Myths of Restoration Ecology. Ecology and Society 10(1): 19. [online] URL: http://www.ecologyandsociety.org/vol10/iss1/art19/

Ruiz-Jaen M. C. and T. Mitchell Aide (2005). Restoration Success: How Is It Being Measured? Restoration Ecology Vol. 13, No. 3, pp. 569–577 

SER (2004) International Primer on Ecological Restoration. http://ser.org/resources/resources-detail-view/ser-international-primer-on-ecological-restoration

van Diggelen, R., P. Grootjans & J. A. Harris (2001) Ecological Restoration: State of the Art or State of the Science? Restoration Ecology Vol. 9 No. 2, pp. 115–118.

Anuncios

, , , , , , , , ,

  1. RESTAURACION DEL CAPITAL NATURAL (RCN) | sustentabilidad y desarrollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: