Cambio Climático

¿Qué tiene que ver el cambio climático con el Desarrollo Sustentable?

¿Cómo se relacionan los protocolos de Montreal y de Kyoto con el DS?

La principal estrategia hacia la sustentabilidad ha sido la de lograr acuerdos internacionales que comprometan las naciones a disminuir el impacto ambiental del desarrollo, dentro de las limitaciones que imponen los intereses nacionales de los países. Estos acuerdos se logran mediante un largo proceso de negociaciones, de marchas y contramarchas que pueden ser desalentadoras. Sobre todo porque mientras esto ocurre, la degradación de la naturaleza en continentes y océanos continúa, la población mundial crece, el derroche de recursos en los países desarrollados no se detiene y las necesidades de las sociedades subdesarrolladas son cada vez más urgentes. Sin embargo, pareciera que el avance de la sustentabilidad (o  tal vez  la desaceleración de la degradación del planeta) depende de la definición de un marco mundial de referencia, o mejor, de marcos de referencia para cada uno de los aspectos ambientales,  sociales  y económicos. Así, clima, atmósfera, agua, biodiversidad, los ecosistemas terrestres y acuáticos, energía, pobreza, salud, educación, empleo y varios otros son aspectos interrelacionados sobre los que se trata de establecer compromisos. En este proceso, las Naciones Unidas y sus organismos subsidiarios han jugado un papel determinante.

La lista de reuniones, organismos, acuerdos y declaraciones relacionadas con la sustentabilidad que han tenido lugar en las últimas décadas es larga. Aquí destacaremos algunas como ejemplos de lo que se ha dado en llamar “transición hacia la sustentabilidad”[1].

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (PICC)

Establecido en 1988 por el PNUMA y la Organización Meterológica Mundial (OMM), este organismo (identificado en inglés con el acrónimo IPCC), tiene como mandatos:

“a) Evaluar la información científica disponible sobre los impactos, las consecuencias, y los aspectos económicos del cambio climático y las opciones para mitigar dichos cambios y/o adaptarse a ellos.

b) Proporcionar, previa solicitud, asesoramiento científico/técnico/socioeconómico a la Conferencia de las Partes (CdP) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMCC).” 

 Su trabajo se ha centrado en evaluar científicamente la marcha del clima y el impacto de cualquier cambio ocurrido o previsible de ocurrir, analizar las opciones para mitigar los cambios y para adaptarse a aquellos que ocurran o puedan ocurrir. El Panel tiene cuatro grupos de trabajo, para evaluar:

1)    los aspectos científicos del sistema climático y el cambio climático (Grupo I).

2)    la vulnerabilidad de los sistemas socioeconómicos y naturales al cambio climático, los impactos del cambio y la posible adaptación al mismo (Grupo II).

3)   las posibilidades de limitar las emisiones de gases de efecto invernadero para mitigar sus efectos (Grupo III).

4)   Un cuarto grupo es el  Equipo especial sobre los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero que estudia los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero.

El panel de expertos del PICC cuenta con miles de expertos de todo el mundo y ha emitido informes en 1990, 1995, 2001  y el último en el 2007.

El IPPC ha mostrado que el cambio climático es evidente en los datos de temperaturas del aire y del océano, asi como del deshielo y del incremento en el nivel promedio del mar.

Los once años entre 1995-2006 están entre los doce años mas calientes desde 1850. La tendencia de incremento en los 50 años entre 1956 y 2005 (0.1 a 0.16 °C) es casi el doble que la tendencia para los 100 años entre 1906 y 2005. Esta tendencia, presente en todas las regiones del planeta, es más marcada en latitudes nórdicas. Las temperaturas promedio de la región Ártica han aumentado casi el doble del promedio global en los últimos cien años.

Los continentes se están calentando más rápido que los océanos. La temperatura promedio de éstos ha incrementado hasta profundidades de 3000 m. Las tasas de calentamiento en la tropósfera son similares a las de la superficie.

El incremento en el nivel del mar es consistente con el calentamiento: 1.8 mm por año entre 1961 y 2003, y 3.1 mm por año entre 1993 y 2003. Igualmente, las observaciones satelitales muestran como el hielo ártico se ha reducido en un 2.7% por década desde 1978.  Los glaciares de las montañas, tanto en el norte como en el sur, han decrecido en forma notable durante el siglo XX.

Se han observado cambios en otros aspectos del clima a escalas de cuenca oceánica, continental y regional. Entre 1900 y 2005 la precipitación ha aumentado significativamente en varias regiones, tales como Norte y Sur América, el norte de Europa y el centro norte de Asia, mientras que ha decrecido significativamente en el Sahel, el Mediterraneo, el sur de Africa y en partes del sudeste Asiático.

 El PICC ha relacionado estos cambios con el incremento en la atmosfera terrestre de gases del tipo invernadero (como el anhidrido carbónico, CO2, y el metano, CH4). En los últimos tres y medio siglos el primero ha aumentado en aproximadamente un 31% (de 288 ppm durante el período 1000-1750 a 368 ppm en el año 2000); el segundo ha aumentado en aprox. 151% (700 ppb durante el período 1000-1750 a 1.750 ppb en el año 2000). Las tres cuartas partes del aumento del CO2 atmosférico ocurrido en la década de los 90 es debido a la combustión de combustibles fósiles y el resto posiblemente provienen del avance de la frontera agrícola y la deforestación. El aumento del metano parece ser consecuencia de actividades humanas como la ganadería, los cultivos de arroz y el incremento en magnitud de los vertederos de basura.

 Las actividades humanas parecen también ser responsables por otros cambios importantes en la atmosfera terrestre. En especial, el aumento en las concentraciones de gases fluorocarbonados una de cuyas consecuencias es el debilitamiento de la capa de ozono (O3) que protege a los organismos vivos de la excesiva radiación ultravioleta. Otros gases como los óxidos de nitrógeno y los de azufre, así como el polvo y los compuestos orgánicos volátiles también son consecuencia de las actividades humanas y afectan negativamente no solo nuestra salud sino también la de animales y plantas, sistemas coralinos y ecosistemas marinos y terrestres.

Parece claro que el cambio climático y las alteraciones atmosféricas, inducidos por los patrones vigentes de producción de materiales de consumo humano, afectan directa e indirectamente cualquier proceso hacia la sustentabilidad. Es por ello que los organismos internacionales, con la ONU a la cabeza, vienen haciendo esfuerzos para concertar medidas que reduzcan progresivamente las emisiones de gases de origen antrópico hacia la atmósfera.

En  próximas entregas revisaremos de manera sucinta lo relacionado con los protocolos de Montreal y de Kyoto.


[1] BSDPD, 1999. Our Common Journey: a transition toward sustainability.  National Academy Press, Washington, DC.

Anuncios

, , , , , , , , , ,

  1. CAMBIO CLIMATICO: NEGOCIACIONES 2014 | sustentabilidad y desarrollo
  2. EL CAMBIO CLIMATICO: CRONOLOGIA DE NEGOCIACIONES | sustentabilidad y desarrollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: